Cómo entrar en el mundo de los blogs, preguntas típicas y soluciones

hostinger¿Por qué crear y mantener un blog? ¿Qué beneficios obtengo? ¿Qué hosting necesito utilizar? ¿Qué administrador de contenido me conviene?

Si bien hay una respuesta clara para algunas de estas preguntas, todavía hay mucha incertidumbre para otras, y es que cuando de blogging se trata a veces no quedan claros los requisitos técnicos para soportar y mantener funcionando esta tecnología.

En principio, iremos desarticulando el problema en varias etapas y la primera tiene que ver con la motivación en sí misma para llevar a cabo este tipo de proyectos. Cuando creamos un blog puede ser con motivos exclusivamente financieros, para tener un espacio propio de opinión, para desarrollar las preciadas actividades de escritor, para hacerse conocido sobre un eje temático central o para dar un soporte de documentación a nuestro producto o servicio, entre otras razones o motivaciones.

Para todos los casos, los blogs llenan un espacio que necesita estar ocupado por algún contenido en particular, donde los lectores se sientan identificados, potenciados e informados. Siempre que exista esta necesidad, dará lugar a la existencia de un blog, de lo contrario por más empeño que le pongamos, fracasará.

La idea de ofrecer algo a la comunidad, como una idea u opinión, para que los visitantes reciban de forma gratuita, es la que domina este tipo de proyectos, debido al espíritu libre que supone entrar a una web, leer lo que sea de interés y salir de ella sin haber tenido que pagar un céntimo, es lo que lo hace tan atractivo, puesto que la propia visita es lo que convierte al sitio en una fuente de ingresos que puede monetizarse si lo convertimos en un lugar propicio para publicitar.

Desde otra perspectiva no publicitaria también resulta conveniente ya que puede generar mayor confianza para incentivar la adquisición de un servicio que ofrezcamos al darle al usuario y lector un soporte escrito de instrucciones o temas relevantes a saber que son parte de la cultura y el funcionamiento de tu servicio.

Esto es de especial importancia cuando tal servicio se compone de alguna forma nueva de proceder dentro del campo, ya que lo desconocido genera miedo y por ende, dificulta la adquisición del mismo. Entonces si bien no se obtienen ingresos por publicidad, se incrementa la adquisición de nuestro servicio y nos deja con una gran cantidad de datos relevantes de las visitas que pueden incluso servirnos para tomar mejores decisiones sobre las características y funcionamiento que ofrecemos. Esto resulta útil a tal punto, que debes saber que la adquisición de datos de potenciales clientes puede ser algo muy caro de obtener, por lo que no debemos desperdiciarlos.

Una vez determinada la motivación, aparece el problema sobre los detalles técnicos, ya que el servicio de hosting es algo que debemos pagar, no se puede ir probando libremente a prueba y error para ver qué tal, por consiguiente, debemos definir qué tipo de CMS (administrador de contenido) queremos utilizar y a partir de sus requisitos definir qué características técnicas requiere el servicio de hosting a contratar.

Una de las características del servicio más destacable es la escalabilidad, este concepto es central porque nos permitirá subdimensionar las características para evitar tener que pagar por servicios que no nos harán falta. Los inicios de cualquier proyecto en internet suelen ser lentos, por lo que no tiene ningún sentido tener que pagar sumas demás. A medida que nuestras necesidades crecen, podremos ir sumando mejores características que nos den el lugar que necesitamos para crecer y si el hosting que contratamos es rígido, tendremos que migrar a otro, lo que conlleva a una pérdida de tiempo y a gastos imprevistos de dinero.

Sobre las características técnicas básicas, destaca el ancho de banda. Suele ser el más limitante para nuestra web en lo que de hosting se trata, ya que otros aspectos como espacio en disco suelen ser mucho más que suficientes para las necesidades de un blog.

Si decidimos llevar a cabo nuestro blog con WordPress, al igual que el 60% de los sitios con administrador de contenido, dependiendo de la versión requerida, el hosting a contratar debe soportar cierta versión específica de la tecnología PHP y bases de datos MySQL. Luego de tener esto asegurado, podremos instalar el CMS en nuestro espacio de hosting para luego configurarlo por primera vez y así comenzar a publicar contenido regularmente.

Existen proveedores de hosting que te lo hacen más fácil y proponen planes con características técnicas especialmente pensadas para alojar sitios WordPress y algunos van incluso más allá, permitiéndote instalarlo en un solo clic, sin tener que descargar una copia ni tener que subirla manualmente, con copias de seguridad automatizadas para estar protegidos si algo falla (siempre se debe estar preparado) Uno de ellos es Hostinger, donde cualquiera de sus planes está preparado para soportar un sitio web de estas características y son escalables, lo que te permite empezar por el más barato para ir mejorando solo cuando sea necesario.

Si bien WordPress no se ganó su fama por simpleza de uso, es cierto que tiene un potencial y adaptabilidad asombroso ya que al ser el más utilizado, está bajo la constante colaboración de la comunidad, quien la mantiene y actualiza continuamente y te dará el poder de transformar tu sitio agregando casi cualquier tipo de funcionalidad mediante plugins o extensiones.

Ahora que manejas estos conceptos puedes estar seguro de elegir de forma inteligente en cuanto a hosting como a CMS, puedes comparar cientos de servicios de hosting similares con un mejor entendimiento de lo puede o no hacer cada uno y también puedes elegir la mejor combinación: WordPress + Hostinger, para lograr tus objetivos de poner en marcha y hacer crecer tu blog.

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *